AHORRO EN CALEFACCION Y AIRE ACONDICIONADO

Aunque hay diferentes tipos de combustibles disponibles para la calefacción de nuestras viviendas, más de la mitad de todos nosotros utilizamos gas natural.

Los sistemas de calefacción y aire acondicionado en su hogar utilizan más energía y gastan más dinero que cualquier otro sistema en su casa. Generalmente, el 45% del total de sus cuentas de energía se destina a pagar la calefacción y el aire acondicionado. Aún más, los sistemas de calefacción y aire acondicionado en los Estados Unidos emiten combinadamente 150 millones de toneladas de dióxido de carbono que se arrojan a la atmósfera cada año, lo cual contribuye al cambio climático global. También generan cerca del 12% del dióxido de azufre en el país y el 4% de los óxidos de nitrógeno, los principales componentes de la lluvia ácida.

Sin importar que sistema de calefacción, ventilación o aire acondicionado tenga en su casa, usted puede ahorrar dinero y sentirse más cómodo, si le hace un mantenimiento a sus sistemas o compra unos nuevos. Pero recuerde, la caldera, por sí sola, aunque use energía en forma eficaz no tendría mucho efecto en sus cuentas de energía si no utiliza un plan de eficiencia energética que tenga en cuenta todas las formas de ahorrar energía en su casa. Si combina un sistema adecuado con un buen mantenimiento, un aislamiento debido, sella las fugas de aire y ajusta correctamente la temperatura del termostato, usted puede reducir su uso de energía para la calefacción y el aire acondicionado y reducir las emisiones ambientales desde un 20% a un 50%.

  • Gas Natural 53%
  • Electricidad 29%
  • Aceite combustible 9%
  • Otros 8%
  • No hay sistema de calefacción 1%

CONSEJOS PARA LA CALEFACCION Y EL AIRE ACONDICIONADO

 

  • Ajuste el termostato a una temperatura baja, pero cómoda, en el invierno y alta, pero cómoda, en el verano.
  • Limpie o reemplace los filtros de las calderas una vez al mes o cada vez que lo necesite.
  • Limpie los registros de aire caliente, los calentadores de base portátil y los radiadores cada vez que lo necesiten; asegúrese de que no están bloqueados por muebles, tapetes o cortinas.
  • Deje salir el aire atrapado de los radiadores de agua caliente una o dos veces por estación climática; si no sabe cómo realizar esta tarea, llame a un profesional.
  • Coloque reflectores a prueba de calor para radiadores entre las paredes exteriores y los radiadores.
  • Apague los extractores de la cocina, el baño y de otros lugares entre un lapso de 20 minutos después de haber terminado de cocinar o bañarse; cuando reemplace los ventiladores considere instalar modelos de alta eficiencia y bajo nivel de ruido.
  • Durante la época en que se utiliza la calefacción, mantenga abiertas las cortinas y persianas de las ventanas que dan al sur de la casa durante el día, para dejar que entre la luz del sol, y ciérrelas en la noche para reducir el frío que pueda sentirse debido a las ventanas.
  • Durante la época en que se utiliza el aire acondicionado, mantenga cerradas las cortinas y persianas de las ventanas durante el día para prevenir una mayor entrada de la luz solar.